Con financiamiento del OFID se han rehabilitado 600 kilómetros de redes de distribución y 150,000 clientes han sido normalizados, contribuyendo con el objetivo de reducir la pobreza y aumentar la calidad de vida.

 

NOTA: Dentro de su iniciativa “Energía para los Pobres”, el Fondo OPEP para el Desarrollo Internacional (OFID) continúa apoyando el Programa de Rehabilitación de la Distribución Eléctrica  y Reducción de Pérdidas en República Dominicana.

“Con financiamiento OFID hemos rehabilitado 600 kilómetros de redes de distribución y 150,000 clientes han sido normalizados, lo cual contribuye de manera significativa con el objetivo de reducir la pobreza y aumentar la calidad de vida porque esos clientes pasan a disfrutar de 24 horas de electricidad continua,” afirmó el vicepresidente ejecutivo de la Corporación Dominicana de Empresas Eléctricas Estatales (CDEEE), Rubén Jiménez Bichara, en un reportaje publicado en el OFID Quarterly, de diciembre de 2017.

 

En República Dominicana, donde vastos sectores de la población sufren las consecuencias de constantes interrupciones del servicio eléctrico, las autoridades se han planteado el desafío de suministrar 24 horas de electricidad continua a la población, con el apoyo financiero de organismos internacionales.

 

En 2009, el gobierno dominicano inició una estrategia para reducir las pérdidas en el sector eléctrico y mejorar la calidad de vida de la población en general.  En este contexto, se inició el Programa de Rehabilitación de la Distribución Eléctrica, y Reducción de Pérdidasco-financiado por el Banco Internacional de Reconstrucción y Desarrollo (IBRD), el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), el gobierno dominicano y el Fondo OPEP para el Desarrollo Internacional (OFID).

 

De acuerdo con cifras de la CDEEE,la primera etapa del programa  que se cumplió entre 2009-2014 permitió que 60% de los clientes del Sistema Eléctrico Nacional Interconectado (SENI) disfruten de energía eléctrica las 24 horas del día.

 

La segunda etapa del proyecto planificada para ser ejecutada en cuatro años,  se inició en 2014 para continuar incrementando la sostenibilidad del sector eléctrico, a través de la  reducción de las pérdidas totales del sistema;  aumento del Índice de Recuperación de Efectivo o Cash RecoveryIndex (CRI por sus siglas en Inglés); y  mejorar la calidad del suministro de electricidad a los clientes finales.

El costo estimado de la segunda etapa del proyecto es de 493 millones de dólares, de los cuales 60 millones fueron aportados por OFID.

“Mejorar el sistema eléctrico repercute directamente en nuestra eficiencia, productividad, en el impulso a los sectores productivos y en la calidad de vida de la población”, dijo Jiménez Bichara al OFIDQuarterly.

 

República Dominicana, con una extensión de 49,000 kilómetros cuadrados ocupa las dos terceras partes de la isla caribeña La Española, en la cual comparte fronteras con Haití. De acuerdo con el censo nacional de 2011 su población se estima en más de 10 millones de habitantes, de la cual 70% está concentrada en las zonas urbanas, especialmente en comunidades pobres.

 

Por décadas, el desarrollo económico del país ha estado limitado por las ineficiencias del sector eléctrico. A pesar de que la capacidad instalada de generación, basada en 80% de combustibles fósiles, es de 3,237.81 MW, se estima que la generación real es de 2,413.63 MW. La red de distribución eléctrica cubre más de 95% del país, pero los apagones son diarios y se extienden habitualmente por más de 10 horas.

 

La pobre calidad del suministro eléctrico, la insatisfacción del consumidor final y las altas tarifas crearon las condiciones para que crecieran en forma desmesurada las conexiones ilegales a la red de distribución, conlo cual se elude la facturación del servicio, tanto en hogares como en comercios, causando grandes pérdidas al país.

 

De acuerdo con la Superintendencia de Electricidad de la República Dominicana, a partir del inicio el proyecto de rehabilitación de redes eléctricas el número total de clientes por año aumentó de1.383.763 en 2009, a 2.172.823 en 2016, lo cual representa un incremento de 789.000 o 36.6%.

 

República Dominicana tiene uno de los CRI más bajos del mundo, pero ha mostrado progresos porcentuales que van del 45% en 2004 al 66.1% en 2016. El índice CRI se compone del porcentaje de energía comprada por las empresas distribuidoras que es pagada por los consumidores finales.

“Hasta el tercer trimestre de 2017, las distribuidoras presentaban pérdidas de 30.6%, una reducción de más de 5% en cinco años. La meta es acelerar la reducción de pérdidas en un promedio de 2.8 puntos cada año hasta llegar a 20% en 2020,” explicó Jiménez Bichara.

 

Una vez se complete el Programa de Rehabilitación de la Distribución Eléctrica, y Reducción de Pérdidas, las autoridades de República Dominicana prevén aumentar en los próximos tres años la generación de energía a1,315 megavatios, de los cuales 675 megavatios serán aportados por la Central Termoeléctrica Punta Catalina, que está siendo construida en la región centro-sur de la República Dominicana. La nueva instalación, cuya puesta en marcha está programada para octubre de 2018, estará integrada por dos unidades de generación eléctrica que utilizarán carbón pulverizado.

DEJA UNA RESPUESTA

Introduzca su comentario
Introduzca su nombre